Grandes noventas de Hobby Consolas (Vol. 1)

  • 25 de octubre de 2008
  • Esta tarde, antes de ir a la asamble de trabajadores de la empresa para la que trabajo (la cosa esta muy malita) me he pasado por el Game a ver si tenían ya mi tarjeta de socio y, una vez allí he procedido a adquirir Fable 2 puesto que creo que será un juego desconocido para los típicos stands de juegos de segunda mano, además, con la tarjeta me han hecho un descuento y se me ha quedado en 40 eurazos.

     Estando allí, me he dado cuenta de que venden "revistas de videojuegos" y he visto la más grande de todas ellas, la Churry Combolas, a.k.a. Hobby Consolas y he recordado y añorado los tiempos en que veias puntuaciones de 90 en casi cada 2 reviews, no dudo de que alguna sea justificada, pero algunos casos son sangrantes como el caso que nos ocupa.

     Tengo que reconocer que nunca he sido un fan acérrimo  del puto erizo pero su primera intervención, Sonic the Hedgehog para Mega Drive, Master System y Game Gear fue, es y será por siempre jamás EL clásico de Sega, una joya de tiempos remotos, tiempos en los que Sega se podía permitir el lujo de plantar una pantalla del Aladdin de 16bits en un anuncio de Game Gear sin temor a denuncias por publicidad engañosa, hacer una versión de Golden Axe 2 diferente (y mejor a mi entender) a la recreativa, una tercera parte bastante decente, traernos cosas como Gunstar Heroes y sobrarle el dinero (fácilmente). El erizo, siempre según sus fans tuvo juegos de calidad más allá de Sonic the Hedgehog, para mi, esto es más que discutible y, si me apuran, diré que Sonic 2, 3, Knuckles, Chaos, Adventure (1, el 2 no está mal), the Hedgehog 360, Spinball, Drift y sobre todo este 3D Blast que nos va a ocupar son todos pura morralla que Sega (que de eso sabe un rato) puso en el mercado para hacer un poco de "cash in" a costa de la gente que disfruto de la obra maestra que fue el primero.

    La mayoría de ellos tuvo grandes reviews en la "prensa española del sector" amenizadas con puntuaciones que dejaban entrever que a Sega le iban bien las cosas (money hats), el caso que provoca más vergüenza ajena de todos ellos es Sonic 3d Blast, el cual, recibió un sonoro 99/100. Esto no es solo mi opinión, es verdad absoluta, el juego te puede gustar pero no puedes decir que es bueno, si lo haces, harás llorar al niño Jesús.

     La primera impresión que te da al poner el cartucho es que Sega se ha dejado realmente los dineros haciendo este juego, una intro en FMV que posiblemente ocupe la mitad de los 32 sabrosos megas de que consta el susodicho, la calidad de la misma, por supuesto, deja que desear y mucho, vale, son 16 bits y por eso se ve como el culo pero es que siendo 16 bits, no deberían haber hecho semejante chorrada y, ocupar la memoria con más fases, animaciones o sonidos.
     
    Vale, está claro que Sonic es él, pero lo demás ¿que es?


    Bueno, no hay que pasarse, más fases en caso de que el juego fuera bueno pero no es el caso. Estamos ante otra más de las demostraciones de Sega por "innovar" ofreciendonos a Sonic como nunca lo hemos visto(ni querido) antes: en "3D".
     Sonic: "Me recuerda a un tema persistente en Dr Slump"


     Nos encontramos ante un plataformas con perspectiva isométrica, vamos, lo más allá por 1996, se comenta que Sega interpuso una denuncia por plagio a "Ultimate play the game" y recibieron una indemnización de un gritón de dólares que fue, posteriormente, públicamente perdonada por los magnánimos ejecutivos de Sega(les sobra el dinero)
     
    ¡Una vida! mmm, mejor no la cojo así acabo antes...


    Vayamos por partes, los gráficos no estan mal, ni el sonido tampoco, ¿que hace de este juego la puta mierda que es? la jugabilidad, el juego es penosamente dificil de controlar y no por lo rápido como se podia esperar del puas sino porque el control es rígido como verga del Lá en una playa nudista no gay, hacer las curvas sin chocar con las paredes es una ardua tarea solo comparable a la construcción de las pirámides o Las 12 pruebas de Asterix.
     
     
    Es el segundo bigote más grande que he visto en un robot.


    Como la mayoría de juegos en isométrica, este juego adolece de sensación de profundidad y junto a ella se va la percepción de lo lejos que estás de un borde o una plataforma haciendo de los últimos niveles un infierno, no de dificultad(puedes coger los anillos una y otra vez) sino de puro tedio ya que repetiras una y mil veces el mismo salto y, además, lo haras despacito como bien mandan los cánones de Navarone Sonic.

     EL sistema de juego, antes consitente en llegar al final de la pantalla lo más rápido posible, se ha transformado en: mata todo, coge los pájaros, llega al check point, repetir y así hasta que te maten (bieeeeeen) o te acabes el juego (aaaaaaaa), esto lo hace MUY monotono y aburrido, además los pájaros que has de salvar, a veces se te pierden y has de volver por el nivel a buscarlos porque sino NO PUEDES AVANZAR.

     Otro fallo del que peca es que (como en otros juegos del Puercoespín) hay momentos en que el juego se controla solo, te metes en un tubo y Sonic hace lo que le viene en gana, si bien no son tan vomitivos como en Sonic 2, siguen siendo una excusa barata para mover rápido la pantalla sin que choques con miles de paredes.

     
    ¿Donde está Wally Sonic?

    En resumen, sin ser el peor juego del mundo, la HINCHADÍSIMA nota de los rústicos de HC me hace deducir que algún redactor jefe de Hobby Press recibió un sobrecito con dinero del que se dobla en su interior, un cartucho de esta basura y una críptica nota:
     "Su misión, en caso de que desee aceptarla....."

    Buenas noches.

    0 comentarios:

    Publicar un comentario